sábado

PARA UNA CASTELLONENSE MUY ESPECIAL

- Hola, Soy Celíaca.
- Encantado, Yo Antoníaco.

jueves

COMO HACER FELIZ A UNA MUJER

Esto me llegó hará como un lustro, y ahora me viene de nuevo:

¿Cómo hacer feliz a una mujer?

Es fácil. Sólo se necesita ser amigo, compañero, amante, hermano, padre, maestro, educador, cocinero, mecánico, plomero, decorador de interiores, estilista, electricista, sexólogo, gineco-obstetra, psicólogo, psiquiatra, terapeuta, audaz, simpático, atlético, cariñoso, atento, caballeroso, inteligente, imaginativo, creativo, dulce, fuerte, comprensivo, tolerante, prudente, ambicioso, capaz, valiente, decidido, confiable, respetuoso, apasionado y sobre todo muy solvente.


De la misma forma hay que poner atención en:

  • No ser celoso, pero tampoco desinteresado.
  • Llevarse bien con su familia, pero no dedicarles más tiempo que a ella.
  • Darle su espacio, pero mostrarse preocupado por dónde estuvo.

Y muy importante es:


  • No olvidar las fechas de cumpleaños, aniversario de novios, de boda, graduación, santo, menstruación, fecha del primer beso, cumpleaños de la tía y del hermano o hermana más querida, cumpleaños de los abuelos, de la mejor amiga, etc.


Desgraciadamente el cumplir al pie de la letra estas instrucciones no garantiza el 100% la felicidad de ella, porque podría sentirse inmersa en una vida de sofocante perfección y fugarse con el primer hijo de puta vividor que encuentre.



SUPERNANNY

Creo que os he hablado alguna vez de esta página de humor: El Mundo Today. Esta vez se han superado:

“Supernanny” ordena sacrificar a un niño

Rocío Ramos-Paúl, presentadora del programa “Supernanny” que asesora a familias que tienen problemas con la educación de sus hijos, ha levantado la polémica durante la grabación de uno de los episodios de la próxima temporada. Tras pasar unos días ayudando a la familia Palacios, de Jaén, a lidiar con sus tres hijos, “Supernanny” les ha recomendado sacrificar al pequeño Marcos, de 6 años de edad. “Hay un problema grave de disciplina en esta casa y el foco es Marcos. Sus hermanos se dejan influir por su carácter indomable y no se puede tolerar que por culpa de un tarado toda una familia viva en tensión”, sentenció la experta ante la mirada atónita de la familia. Luego se dirigió al propio Marcos, presente durante la charla, y le dijo que “se te ha acabado el chollo, moreno”. La familia Palacios considera exagerado tener que quitarle la vida a uno de sus tres hijos para resolver los problemas de convivencia. La presentadora insiste en que “hay métodos indoloros” y advierte de que “cuanto más crezca más costará deshacerse del problema”.

La presentadora argumenta que ha intentado aplicar todos sus conocimientos en el caso de la familia Palacios, procurando corregir malos hábitos y reforzando la autoridad paterna. “Hay niños traviesos, niños complicados, y luego están los pequeños hijos de puta que gozan humillando a la gente a los 6 años y a los 66″, sentencia Ramos-Paúl. La familia considera que “Supernanny” no es objetiva porque está “un poco quemada”. De hecho, comunicó la necesidad de sacrificar a la criatura justo después de que ésta le destrozara la falda con un tenedor. “Para mí sería más sencillo salir del paso con cuatro consejos inútiles pero estoy convencida de que Marcos tiene que ser eliminado. Este niño les ha salido mal y puede convertirse en un problema para la sociedad”, declara “Supernanny”.

Tanto la productora del programa como la cadena de televisión Cuatro se han apresurado a aclarar que “los consejos del programa no son de carácter obligatorio y cualquier decisión que tome la familia será responsabilidad suya”. Pese a ello, la presentadora se ha ofrecido “a llevar a cabo el sacrificio personalmente ocupándome de ese pequeño renacuajo con mis propias manos”. La madre de Marcos asegura que “desde que ella le amenazó, el niño está más calmado e incluso ha preguntado por el gato al que torturó hace unos días”. El padre ha dicho que “hagamos lo que hagamos, se hará todo a puerta cerrada”.

SANIDAD

Al leer hoy la noticia: "Madrid da instrucciones a los centros de salud para que no cobren a los peregrinos del Papa", la cabeza se me ha ido a otra de hace mes y medio: Esperanza Aguirre: "No tenemos un puto duro" y luego a esta otra: "Cataluña cierra 40 centros de salud y obliga a derivar a miles de vecinos " y, no sé por qué, he empezado a canturrear ésto:







...Y si tienes dinero tendrás consolación,
placeres y alegrías y del Papa ración,
comprarás Paraíso, ganarás la salvación:
donde hay mucho dinero hay mucha bendición.

El crea los priores, los obispos, los abades,
arzobispos, doctores, patriarcas, potestades
a los clérigos necios da muchas dignidades,
de verdad hace mentiras, de mentiras hace verdades.

El hace muchos clérigos y mucho ordenados,
muchos monjes y monjas, religiosos sagrados,
el dinero les da por bien examinados,
a los pobres les dicen que no son ilustrados.

Yo he visto a muchos curas en sus predicaciones,
despreciar el dinero, también sus tentaciones,
pero, al fin, por dinero otorgan los perdones,
absuelven los ayunos y ofrecen oraciones.

Dicen frailes y clérigos que aman a Dios servir,
más si huelen que el rico está para morir,
y oyen que su dinero empieza a retiñir,
por quién ha de cogerlo empiezan a reñir.

MUJER EXTREMEÑA DE ALTOS VUELOS

Con la cosa esa de las vacaciones, he pasado unos días en el pueblo de Juanillo. Allí he tenido ocasión de disfrutar de largas conversaciones con su nuera: mujer, sabia y vieja; que viene a ser todo lo mismo. Durante una de las charlas, que trataba, iba y venía (sin ton ni son) de romances, postfeminismo, canciones antíguas y libros que leyó en su juventud me refirió la historia vieja de La Serrana de la Vera.

La historia, tal como la contaba; parecía referirse a alguien de principios del Siglo XX. Luego, con Internet en la mano, descubrí que la historia se remonta, al menos, hasta el siglo XVI y que el Arcipreste de Hita, Lope de Vega, Luis Vélez de Guevara o los eruditos Caro Baroja o Menendez Pidal han tratado su historia de diversas maneras.

El cuento va de una moza del norte de Extremadura. La muchacha debía estar de buen ver (alta, rubia, con falda muy corta y sandunguera, dicen de ella). Sin embargo, tras sufrir un desengaño amoroso, pierde la confianza en los hombres y se marcha a la montaña (por Monfragüe y por ahí) para no sufrir nunca más. Hasta aquí, todo bien. Lo curioso del caso es que hombre que pasaba por esas montañas, hombre que desaparecía. La serrana los llamaba, los seducía y se los llevaba a una cueva donde les ofrecía una fabulosa cena, para acabar acostándose con ellos. Luego, los mataba en venganza por el sufrimiento que había padecido y se dedicaba a hacer figuritas con sus huesos.

En el ideario popular, se la muestra como una heroína, una mujer avanzada y libre para su tiempo; una femme fatale, algo así como un Don Juan en femenino. Así la describe el romance:


En el camino de Garganta,
cinco leguas de Plasencia
habitaba una serrana
alta, rubia y sandunguera

Vara y media de cintura
cuarta y media de muñeca
los cabellos que tenía
hasta el zancajo la llegan.

Trae el cabello trenzado
debajo de una montera
y, porque no la estorbara,
muy corta la faldamenta

Cuando tenía ganas de agua
se subía a las altas peñas
cuando tenía ganas de hombres
se bajaba de la sierra.

Vivía sin ataduras mundanas, montaba a caballo, cazaba con ballesta y era sexualmente libre. La lástima es que el cuento acaba mal: Un joven apuesto logra escapar tras la coyunda (ella se duerme primero, ver para creer), la denuncia, una partida sale en su busca, la capturan, la juzgan y la condenan a la horca.

Muy pronto los cuadrilleros
de los pueblos de la Vera
subieron a la montaña
y rodearon la cueva.

La toman declaración
por si ella lo deniega.
—Y un desengaño amoroso
me hizo perder la cabeza
y marcharme a la montaña
y vivir como una fiera.


Si queréis más información, ésta es la entrada sobre La Serrana en la wikipedia. En el pueblo extremeño de Garganta la Olla (de donde en teoría es originaria La Serrana), tiene dedicada una estatua:


En youtube hay varias versiones del romance: Click.

Sin duda, una extremeña de armas tomar.